¿Labios de invierno? Labios perfectos

¿Labios de invierno? Labios perfectos

La piel de los labios es una de las más delicadas del cuerpo. Su tejido no contiene queratina, melanina ni glándulas sebáceas ni sudoríparas, así que está desprotegido ante la radiación solar y más expuesto a resecarse y a agrietarse. Al tratarse de una piel particularmente fina, los vasos sanguíneos -que la colorean con su característico color rojizo- se encuentran muy cerca de la superficie y eso provoca que los labios sangren fácilmente ante pequeñas lesiones.

Bálsamo imprescindible

El invierno, con sus condiciones climáticas extremas (frio, viento…), resulta dañino para los labios, por ese motivo el bálsamo labial se convierte en el cosmético indispensable de esta estación. Podemos pasar sin colorete, sin rímel o incluso sin maquillaje, pero necesitamos imperiosamente un bálsamo que hidrate y alivie nuestros lastimados labios.

No obstante, antes de darle a nuestros labios la hidratación que necesitan, debemos eliminar las células muertas que impiden que el tratamiento actúe. Es algo tan sencillo como usar un exfoliante suave o frotar la piel cuidadosamente con un cepillo de dientes. El secreto está en deshacerse de las pieles muertas sin dañar los labios.

Aceites esenciales y vitaminas

Algunos labiales, que están compuestos con ingredientes químicos reducen la pérdida de humedad, pero no le devuelven su hidratación los labios que ya están secos. Los dermatólogos proponen la aplicación de bálsamos con alto contenido en aceites esenciales y vitaminas que aporten nutrición a la piel y puedan ser aplicados sin restricciones, con la frecuencia que se desee.

Ingredientes como la manteca de karité o el aceite de oliva virgen son especialmente beneficiosos para la regeneración y la protección de la piel de los labios. Si, además, van asociados a otras sustancias antioxidantes como la vitamina E, su efecto reparador se multiplica.

En este sentido, uno de los labiales más completos y efectivos es el bálsamo reparador de Carmenta. Elaborado con ingredientes 100% naturales y de origen vegetal, está específicamente indicado para el cuidado diario de los labios y la nariz (que, aparte de las agresiones climáticas, también sufre las producidas por resfriados y alergias)

Con su textura ligera y de fácil absorción, este bálsamo recubre la piel con una barrera protectora que reduce la pérdida de agua transepidérmica, evitando así la sequedad y la aparición de grietas y dejando los labios suaves y carnosos. Y un plus: su reconfortante aroma a vainilla nos acompañará durante todo el día.

Todos los comentarios