Componentes cosméticos peligrosos: conócelos y evítalos

Componentes cosméticos peligrosos: conócelos y evítalos

¿Sabéis que los españoles gastamos una media de 150€/año en productos de perfumería y cosmética? Según los datos de Stanpa, estamos muy preocupados por mejorar nuestro aspecto físico y nuestro mayor interés reside en el cuidado de la piel y la higiene personal.

Nos esforzamos especialmente en colmar las necesidades de la piel, como hidratarla, protegerla del sol o tratar de evitar las marcas del envejecimiento pero no nos vale cualquier cosa, cada vez estamos más concienciados en investigar la calidad y la composición de los productos y preferimos aquellos en los que predominan los ingredientes naturales por su inocuidad para el organismo y para el medioambiente.

Esta es una actitud responsable ya que numerosos cosméticos siguen incorporando elementos que pueden ser perjudiciales para la salud. Para poder evitarlos es necesario conocerlos, estos son algunos de los ingredientes cosméticos cuyo uso ha sido puesto en entredicho por estudios de varias universidades:

Parabenos

Este conservante es uno de los ingredientes más controvertidos, desde la publicación en 2004 de un estudio que lo asociaba al cáncer de mama. Aunque investigaciones posteriores no han logrado encontrar una relación directa, tampoco han podido demostrar su inocuidad a largo plazo. Su problema está en que la actividad de los parabenos sobre el cuerpo humano replica la de los estrógenos (hormonas femeninas), actuando como disruptores endocrinos.

En Europa está regulada su utilización y la concentración máxima que pueden incluir los cosméticos. Otros países como Francia o Dinamarca los han prohibido.

Parafina

La parafina es un ingrediente muy extendido en la industria cosmética: la vaselina no es otra cosa que parafina pura. Se obtiene directamente del petróleo y al aplicarlo sobre la piel actúa como un plástico: impide la transpiración y bloquea los poros, imposibilitando la eliminación de contaminantes de nuestro organismo. El cuerpo es incapaz de metabolizarla y cuanto más se usa, más deshidratada deja la piel.

Siliconas

Estos polímeros actúan como emolientes e hidratantes y aparecen masivamente en champús y geles de baño. Como no son hidrosolubles, crean una capa impenetrable sobre la piel o el cabello que evita su respiración y van acumulándose en forma de residuos en cada lavado. Para su eliminación se requieren productos con sulfatos y otros ingredientes perjudiciales. Otro de los riesgos de las siliconas es que contengan óxido de etileno o 1,4- dioxano: subproductos no deseados de la síntesis de las siliconas que pueden llegar a ser cancerígenos.

Phenoxyethanol

Se trata de otro conservante presente en numerosos productos, incluso en los de higiene infantil. Los elementos que lo forman son considerados perjudiciales: el FENOL reduce la respuesta del sistema inmunitario y el ACETALDEHIDO es un alergénico que puede producir dermatitis de contacto, irritación ocular y de las vías respiratorias y, además, se le atribuye capacidad neurotóxica. La legislación europea limita su concentración al 1% en productos de cosmética e higiene para adultos.

 

Estos son solo algunos de los componentes potencialmente peligrosos que utiliza la cosmética industrial, pero existen muchos otros que también es aconsejable evitar: Isothiazolinonas, Aluminium, Petrolatum, Triclosan, Phthalates, Sodium Laureth Sulfate, Sodium Lauryl Sulfate, nanopartículas

Afortunadamente, cada vez se avanza más en las investigaciones y se va restringiendo el uso de los ingredientes que demuestran su toxicidad.

Mientras tanto, la mejor recomendación es que utilicéis productos con el mayor contenido posible de ingredientes naturales. CARMENTA es una línea de productos exclusivos, compuestos por principios activos de alta calidad, que aportan a la piel un inmejorable trato de manera natural, segura y eficaz. Contiene una alta concentración de principios activos naturales, está libre de Sodium Laureth Sulfate y Sodium Lauryl Sulfate y no incluye parabenos, ni Phenoxyethanol, ni Isothiazolinonas, ni parafinas ni siliconas.

Lo más natural es lo más seguro.

Todos los comentarios