Centella asiática, la enemiga de las estrías

Centella asiática, la enemiga de las estrías

Esta pequeña planta herbácea, de nombre enérgico y misterioso, procede de Asia y es conocida por sus aplicaciones curativas desde tiempos inmemoriales. Cuenta la leyenda que los primeros en percatarse de sus propiedades fueron los animales salvajes que frotaban sus heridas contra las hojas de la centella asiática para que sanaran y cicatrizaran.

En el idioma hindi se denomina gotu kola, algo así como la “hierba de la longevidad”, y -por sus numerosas cualidades terapéuticas- es una de las plantas más utilizadas de la medicina tradicional hindú.

Se puede administrar oralmente, pero su uso más extendido es tópico, aplicado sobre la piel en forma de cremas o lociones. Los estudios in vitro realizados han demostrado la capacidad regenerante de los compuestos triterpénicos que contiene, que estimulan los fibroblastos y aumentan la producción de colágeno. La centella asiática ayuda a retrasar el envejecimiento y la formación de arrugas, reduce los efectos nocivos de la polución gracias a sus cualidades antioxidantes y previene la formación de queloides y cicatrices hipertróficas. Pero, por encima de todas estas aplicaciones destaca una, que la ha convertido en la protagonista de una serie de cremas especificas: su acción sobre las estrías.

Las estrías son unas minúsculas cicatrices que aparecen en la piel tras situaciones como el   embarazo, la pubertad​, el crecimiento rápido, o el aumento o la reducción repentina de peso o musculación. Surgen por el estiramiento rápido y excesivo de las capas medias e internas de la piel que produce una ruptura de las fibras de colágeno y la elastina.

Resulta muy complicado luchar contra ellas una vez que han aparecido -aunque no imposible- así que lo más recomendable es tratar de prevenir su aparición proporcionando a la piel aquellos elementos que necesita para hacerles frente: fibras de colágeno y elastina. Y esas son precisamente las dos proteínas que se ven estimuladas por la centella asiática, ahí reside su efectividad.

Es conveniente comenzar a aplicar diariamente las cremas o lociones que contengan centella asiática en el primer trimestre del embarazo, cuando se comience un régimen alimenticio o un entrenamiento muscular y continuar con posterioridad para reducir las posibles estrías que hayan podido aparecer.

La Crema Antiestrias & Reafirmante Corporal de Carmenta es altamente hidratante, ideal para el cuidado diario de la piel de todo el cuerpo, incluido el pecho, desde las fases iniciales del embarazo. 

Además, de una alta proporción de centella asiática contiene otros ingredientes activos que potencian su acción, como son el aceite de rosa mosqueta, muy conocido y testado como agente regenerador y cicatrizante, ácido hialurónico, que al penetrar en la piel y captar en su estructura gran cantidad de moléculas de agua, favorece enormemente el mantenimiento de la hidratación, y dificulta de este modo también la formación de estrías. 

Y como complemento, la Emulsión Corporal de Carmenta es ideal para ser utilizada diariamente después del embarazo. Elaborada con una selección de emolientes altamente nutritivos como son la manteca de karité y el aceite de baobab y una combinación de activos de alta eficacia testada, como los Factores de Crecimiento Epitelial, da lugar a una acción global reestructurante y reafirmante, que permite, con una aplicación constante, la recuperación de la elasticidad y la tersura original de la piel después del embarazo. Por su parte, los aceites esenciales de mandarina y de naranja contribuyen en gran medida a favorecer una acción lipolítica, anticelulítica y drenante. Y para asegurar una acción completa y global, no podía faltar la enemiga declarada de las estrías: la centella asiática.

Todos los comentarios