Cómo prepararse para afrontar con éxito la llegada de la menopausia

Cómo prepararse para afrontar con éxito la llegada de la menopausia

Sofocos, insomnio, cambios de humor, sequedad vaginal, dolor de huesos, pérdida de cabello…, estos son algunos de los síntomas de la temida menopausia.

Obviamente, a priori, las expectativas no parecen muy positivas, pero no todos los síntomas afectan a todas las mujeres ni lo hacen en la misma medida. A partir de los 50 años, llega el momento de prepararse física y mentalmente para superar esta transición con éxito y comenzar una nueva etapa en la vida de la mujer.

La práctica regular de ejercicio físico de intensidad moderada contribuirá a mantener a raya los kilos de más, a ejercitar la flexibilidad, a mejorar la circulación y la capacidad respiratoria y a reforzar el tono muscular. Esto último también ayudará a proteger los huesos frente a la amenaza de la osteoporosis.

Además, hacer deporte libera endorfinas que mitigan el dolor y nos hacen sentirnos más felices. Si también nos acostumbramos a realizar habitualmente técnicas de relajación mejoraremos la concentración y la memoria, reduciremos la ansiedad, e incrementaremos nuestra autoestima.

Es el momento de abandonar hábitos poco saludables que ahora nos perjudicarán más que nunca. Dejar el tabaco, el alcohol y la cafeína hará que mejore la absorción del calcio de los alimentos y protegerá nuestro corazón.

La alimentación es otro capítulo básico dentro de esta nueva etapa vital. Una dieta equilibrada, baja en grasas y sodio y con un aporte extra de calcio, evitará una subida de peso y fortalecerá nuestros huesos

Si complementamos nuestra alimentación con suplementos alimenticios específicos -como el Recuperador Biológico de Carmenta-  se aliviarán los síntomas físicos y emocionales que pueden aparecer durante la menopausia y se reducirán las sensaciones de irritabilidad, ansiedad, los cambios de ánimo y los trastornos del sueño.

Para afrontar esta etapa con éxito no hay secretos, la clave es tener una actitud positiva y activa frente a la nueva situación. Tomar las riendas de nuestro cuerpo y nuestra mente y conducirlos por el camino de la salud y el bienestar. Pensar que esto no es más que un nuevo inicio, una fase que puede y debe ser maravillosa en la vida de la mujer. ¡Manos a la obra!

Todos los comentarios