Aceites esenciales, beneficios concentrados

Aceites esenciales, beneficios concentrados

El descubrimiento de las propiedades de los aceites esenciales se remonta a la antigüedad, cuando comenzaron a ser empleados sobre el cuerpo como principios curativos, cicatrizantes y protectores frente a los malos espíritus. Egipcios y griegos profundizaron en su conocimiento y los árabes perfeccionaron las técnicas de extracción, dotándolos de mayor pureza y calidad. 

La aromaterapia, entendida como la utilización médica de los aceites esenciales y otros productos derivados de los vegetales, se generalizó durante el siglo XX. Una de las formas más habituales de aplicación de los aceites esenciales es a través de la piel.

Los aceites esenciales son demasiado concentrados como para extenderlos sin diluir, por eso, lo más común es realizar una mezcla de uno o más aceites con un aceite vegetal vehicular (almendras, coco…) o utilizar un cosmético que los incorpore en su composición. De esta manera, los aceites penetrarán con mayor facilidad a través de los poros.

La investigación en este campo ha hecho que se puedan determinar las propiedades de infinidad de aceites esenciales y, de esta manera, elegir los más apropiados en función del resultado que se pretenda obtener. Entre todos, dos de los que más cualidades presentan son el aceite esencial de naranja y el de mandarina.

El aceite esencial de naranja es anticelulítico y drenante; al estimular la formación de colágeno ralentiza el envejecimiento de la piel y la aparición de manchas. Debido a su capacidad antioxidante, reduce el daño en la piel producido por la exposición solar y la contaminación. Además, disminuye la inflamación y el dolor de músculos, huesos y articulaciones.

Por su parte, el aceite esencial de mandarina tiene efectos regeneradores y antiestrías, minimiza el acné y las cicatrices y evita las infecciones en la piel irritada al prevenir la proliferación de hongos y bacterias.

Al usar productos que lleven estos aceites en su composición podréis disfrutar del beneficio combinado de las propiedades de ambos. Un buen ejemplo es la Emulsión Corporal de Carmenta. Se trata de una emulsión altamente nutritiva, de gran eficacia reestructurante y reafirmante que, además de los aceites esenciales de naranja y mandarina, contiene un alto porcentaje de ingredientes naturales.

Resulta ideal para ser utilizada diariamente después del embarazo, con el fin de recuperar la tersura, pero puede ser empleada en cualquier momento y por cualquier persona que desee proporcionar un cuidado extra a su piel.

Todos los comentarios