4 consejos para rejuvenecer la piel

4 consejos para rejuvenecer la piel

Con el inicio del nuevo año, cargados de energía y espíritu renovador, nos planteamos una serie de buenos propósitos, normalmente dirigidos a mejorar nuestra salud y estado físico: hacer más ejercicio, llevar una alimentación equilibrada, abandonar los hábitos perjudiciales…

Entre todos estos saludables objetivos, rejuvenecer la piel suele ser uno de los grandes olvidados. Por supuesto, mejorar nuestros hábitos repercutirá positivamente en ella, pero nuestro órgano más versátil requiere atenciones especiales que no siempre le proporcionamos. Lo ideal es crear y mantener unas rutinas que nos ayuden a mantenerla fresca y joven. Los expertos de Carmenta recomiendan.

Proteger la piel de las inclemencias

Es la principal barrera frente a los elementos externos, pero por si sola no puede hacer todo el trabajo. La piel del cuerpo está cubierta por la ropa, pero solemos olvidarnos de la del rostro. Sombreros en verano y bufandas en invierno serán nuestros aliados para resguardarnos del sol, el viento y el frio. El protector solar deberá convertirse en nuestro compañero diario, en todas las estaciones, así retrasaremos la formación de arrugas y manchas.

Limpiar la cara

Utilizando un producto específico para nuestro tipo de piel, la mantendremos libre de espinillas, puntos negros, restos de maquillaje y suciedad procedente de la contaminación. Si encontramos un formato que nos resulte más cómodo aplicar, nos dará menos pereza y nos acostumbraremos a hacerlo todos los días. Por ejemplo, los limpiadores que emulsionan con agua y que podemos usar mientras nos duchamos son una buena elección por su rapidez y efectividad.

Hidratar la piel

La piel contiene un 70% de agua, para mantener un nivel óptimo de hidratación es imprescindible aplicar a diario una crema o gel, que responda a nuestras necesidades concretas: oil free para las pieles grasas, emolientes para las sensibles y con vitaminas C y E y ácido hialurónico para las pieles normales y con arrugas.

Tratamiento exfoliante

Aunque la piel se renueva por sí sola cada 28 días, con el paso de los años el proceso se ralentiza. Si no se expulsan todas las células muertas, no puede recibir la oxigenación, la humedad y los nutrientes que requiere. Tras exfoliar la piel, su capacidad de oxigenación aumenta y está preparada para absorber los principios activos de los tratamientos posteriores. La frecuencia de exfoliación variará según el tipo de piel: la seca una vez a la semana, las sensible cada diez días y la grasa hasta una o dos veces por semana.

Todos conocemos ya estas rutinas, ahora es el momento perfecto para incluirlas en nuestro día a día y darle a nuestra piel el cuidado que se merece.

Todos los comentarios